1) Ensayo breve sobre modelos de comunicación (según las prácticas). “El acto educativo comunica, el acto comunicativo educa”

Yendo a los jardines tenemos la oportunidad de observar la dinámica de las clases, la manera de dirigirse de los docentes a los chicos y viceversa. En definitiva, ser testigos de un proceso natural, la comunicación humana, pero que tiene diferentes maneras de manifestarse y desarrollarse.
Sí, básicamente el modelo sistémico nos dice que hay un emisor trasmitiendo un mensaje a un destinatario o receptor, y que cómo se reciba ese mensaje y qué interpretación se de, depende de las competencias comunicativas del sujeto; pero eso no es exactamente lo que vemos cuando estamos presentes en una clase: vemos mucho más.
En nuestras prácticas observamos que existen distintos momentos donde hay comunicación y que no se da de una manera estricta, sino que la dinámica va cambiando. También puede diferir el mensaje que se recibe según quién lo recibe y bajo qué condiciones. Cuando decimos que el mensaje puede diferir nos referimos a que cada chico captará el mensaje pero habrá variaciones entre ellos, y hasta puede llegar a entenderse mal, es lógico. Dependerá, del nivel de atención del niño, de sus competencias comunicacionales, del ambiente en el que se encuentre, etc.; ya que no somos máquinas decodificando un mensaje. Este tipo de situaciones las vemos en momentos en que la docente da una consigna al grupo en general: Hay que pintar con un pincel y tempera negra sólo haciendo los contornos de las cosas de un paisaje.
Observamos que hay chicos distraídos, algunos están muy lejos y les cuesta escuchar bien la explicación, por lo que podemos inferir que puede haber malos entendidos con respecto a la consigna. También puede suceder que no entienden qué son los contornos, o la manera de pintar que siempre usan con el pincel no es esa, por lo que comenzarán pintando como siempre hasta que se los corrija. Creemos que tal vez era necesario un ejemplo, para que ellos entendieran sin equivocaciones cómo era dibujar sólo los contornos con el pincel.
Otro de los momentos que se dan en la sala es el momento de intercambio grupal, en el que se charla sobre lo que se hizo en el día, qué les gustó más y porqué, que se podría cambiar, etc. y otras situaciones especiales donde se habla de algún tema, podemos visualizar las técnicas de Freire, ya que aquí se pierde la verticalidad de los momentos en los que se dan consignas o se dice lo que hay que hacer, y se abre un espacio de intercambio en el que el docente es también receptor de lo que dan los niños. Que la señorita escuche lo que ellos dicen le otorga valor a su palabra y refuerza la confianza en sí mismos, algo que también quería Paulo Freire en su labor: devolverle la voz al pueblo.
En algunas ocasiones, los silencios nos hablan, incluso a los gritos, y podemos recibir un mensaje sin que se muevan los labios de nuestro interlocutor. Ya que no sólo las palabras representan mensajes sino que los gestos también nos dicen cosas. Así, podemos saber (o creemos que podemos) si algún niño no la está pasando tan bien… pero también depende de la mirada. ¿Observamos al grupo o tenemos en cuenta sólo a los que siguen el ritmo? ¿Somos capaces de detectar a alguien que está esperando algo sin hablarnos? Encontramos este punto como algo que debemos pensar muy bien, ya que muchas veces seremos receptores de mensajes inaudibles que tendremos que decodificar, niños que nos hablarán con la mirada, o con los actos; y que NO PODEMOS dejar de ver, aunque a veces sea más sencillo no involucrarse.
Como futuras docentes planteamos una revisión del acto educativo: todo acto educativo es un acto de comunicación, de enunciación. Cambiemos la cultura del silencio por la utilización del silencio como estrategia docente. Escuchemos al otro, porque la educación depende de la voluntad de los hablantes. Freire diría “pensar la comunicación como proceso social y campo de batalla cultural”.
Si adoptamos esta postura seremos capaces de mirar el mundo con otros ojos, y nuestros niños también lo harán. Podrán ser críticos, podrán reconstruir la realidad, podrán crear nuevos sentidos desde los cuales reinventar el presente y construir el futuro.
Esta forma de re-leer la realidad tiene como punto de partida el contexto ideológico, social y cultural. Freire decía “la cabeza piensa donde los pies pisan”. Es por esto la importancia de una práctica situada, donde se parte de las experiencias de los educandos y sus expectativas.
El hecho de alfabetizar está ligado al escuchar, a una acción del lenguaje. Alfabetización como sinónimo de liberación de la palabra propia. Esto es pensar la comunicación desde la cultura. Seamos docentes para disolver sentimientos de opresión y generar nuevas formas de ver la realidad.

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ramos Novoa Candela
    Nov 08, 2011 @ 20:30:36

    Me encanto este ensayo, realmente me senti muy identificada con respecto a los ejemplos o relatos de consignas que aparecen porque es algo que vemos a diario cuando vamos a los jardines.
    “(…) ya que muchas veces seremos receptores de mensajes inaudibles que tendremos que decodificar, niños que nos hablarán con la mirada, o con los actos; y que NO PODEMOS dejar de ver, aunque a veces sea más sencillo no involucrarse.” Me impacto esa afirmacion porque la veo totalmente cierta y es exactamente lo que pienso.
    Muy bueno el trabajo chicas!
    Ramos Novoa Candela

    Responder

  2. galerayrodriguezdaniylu
    Nov 08, 2011 @ 23:58:16

    Muchas gracias por tu comentario, nos alegra que hayas disfrutado del ensayo. Saludos.

    Responder

  3. Rocha Maria
    Nov 09, 2011 @ 23:17:42

    Realmente quiero felicitarlas por sus ensayos, voy a detenerme en el de los medios de comunicación, porque fue el que me dejo pensando luego haberlo leído, me gustó mucho como articularon teoría y práctica, desde situaciones tangibles, que muchas veces vivimos pero que muchas veces también pasamos de largo casi sin advertirlas, articularon a pedagogos como Freire con frases que encajaban perfectamente con lo que contaban, han demostrado en este ensayo su verdadero sentido de la comunicación, las felicito, quiero rescatar esta frase…
    “En algunas ocasiones, los silencios nos hablan, incluso a los gritos, y podemos recibir un mensaje sin que se muevan los labios de nuestro interlocutor. ”
    Como futuras educadoras debemos estar atentas a estos mensajes, gracias a este ensayo me he quedado reflexionando esta idea, las felicito.
    Rocha María

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: